Reseña: The Catcher in the Rye - J. Salinger
The Catcher in the Rye
Autor: J.D. Salinger
Editorial: Back Bay Books

Amazon / Goodreads

Since his debut in 1951 as The Catcher in the Rye, Holden Caulfield has been synonymous with "cynical adolescent." Holden narrates the story of a couple of days in his sixteen-year-old life, just after he's been expelled from prep school, in a slang that sounds edgy even today and keeps this novel on banned book lists. It begins,
"If you really want to hear about it, the first thing you'll probably want to know is where I was born and what my lousy childhood was like, and how my parents were occupied and all before they had me, and all that David Copperfield kind of crap, but I don't feel like going into it, if you want to know the truth. In the first place, that stuff bores me, and in the second place, my parents would have about two hemorrhages apiece if I told anything pretty personal about them."

His constant wry observations about what he encounters, from teachers to phonies (the two of course are not mutually exclusive) capture the essence of the eternal teenage experience of alienation.

......

The catcher in the rye, también conocido como El guardián entre el centeno, es una novela juvenil muy popular del siglo pasado. Narrado en primera persona, conocemos a Holden, un adolescente que acaba de ser expulsado de su escuela y cuyos padres todavía no lo saben. Pero antes de decirles, prefiere vivir en grande su adolescencia. Aunque sea por unos días. 

Tenía años queriendo leer este libro; es todo un clásico. Creo que no podría ni contar la cantidad de veces que he visto en alguna librería o zona de lectura precisamente esta portada. Cuando decidí leer este libro, no tenía ni idea de lo que se trataba; sabía que era juvenil y que ha causado mucha controversia la frase que hace mención del título, pero no sabía nada más.

Decidí leerlo porque forma parte del reto Penguin Classics 2015. A pesar de que no sabía de qué iba la historia, creo que lo leí teniendo altas expectativas porque no era lo que esperaba. Sé que mucha gente lo recomienda como un libro impredecible y que es lo máximo en libros juveniles pero a mí no se me hizo, o quizás las nuevas generaciones buscamos contenido más extremo, con fantasía o al menos que la historia vaya un poco más rápido.

Todo el libro trata de tres días (aproximadamente) en la vida de Holden. ¿Cómo es posible que sean tantas páginas para nada más hablar de algunos días en la vida de alguien? Es demasiada descripción y muchos personajes que tardas más en conocer que en lo que dejan de salir en el libro. Vamos, son personas con las que el protagonista se topa en algún lugar y tiene alguna conversación trivial y ya. Me molesta un poco el personaje principal, Holden. Es un adolescente a quien no le importa la escuela, sus amigos, lo que digan los demás él ni se preocupa por su futuro o por lo que hará al día siguiente. No tiene nada claro en su vida, nada más pasa el día y ya. Quizás el poco vocabulario del protagonista sea parte de la personalidad que intenta demostrar el autor, pero el leer las mismas palabras una y otra vez en conversaciones banales hacían algo tedioso el continuar leyendo.

“What really knocks me out is a book that, when you're all done reading it, you wish the author that wrote it was a terrific friend of yours and you could call him up on the phone whenever you felt like it. That doesn't happen much, though.”
― J.D. Salinger, The Catcher in the Rye

Algo que sí me gustó de Holden son sus bromas irónicas, sus comentarios respecto a personajes de otros libros, su forma de ver las cosas y, claro, que logra transmitirle al lector el cariño que tiene por su hermana. Una vez que conoces a Phoebe Caulfield, te das cuenta que si es la niña más inteligente del mundo. Ella es como la consciencia de su hermano, es quien logra que Holden piense un poco más en sus acciones.

Con este libro no hay medias tintas: te gusta o no te gusta. Y, en esta ocasión, tristemente no ha sido mi libro.



Sobre el autor
Escritor estadounidense. Empezó su carrera literaria en 1940, con la publicación en diversas revistas de su país de relatos y piezas teatrales, que había escrito durante una estancia en Europa. En 1942 se alistó en el ejército y durante su época de combatiente inició la redacción de su obra más conocida, El guardián entre el centeno (1951). La obra obtuvo un éxito espectacular y fue rápidamente traducida a diversos idiomas.