El miércoles pasado tuve la oportunidad de asistir por primera vez al KINOKI Festival, organizado por estudiantes de la Universidad Iberoamericana, aquí en México. Este festival surgió en el 2003 cuando unos alumnos de la carrera de comunicación buscaron mostrar su visión de la realidad y mostrar sus propias películas. Después de un año de planeación y coordinación, se realizó el primer KINOKI en el 2004.  

El festival dura una semana en la cual se proyectan algunas películas, acuden diversos personajes miembros del mundo cinematográfico, conferencias, talleres y muchas otras actividades. La verdad es un evento muy completo y estoy muy contenta de que hayan invitado al team GeekMarloz para esta proyección privada de Desierto.

 Nosotros asistimos el miércoles para la proyección de Desierto, la nueva película de Jonás Cuarón, y una pequeña rueda de prensa con él. Jonás Cuarón es hijo de Alfonso Cuarón y co-escribió Gravity junto con su papá. Ahora vuelve como director y co-escritor de Desierto, un film que muestra a un grupo de migrantes intentando cruzar la frontera entre México y Estados Unidos y que, de manera inesperada, se encuentran con un hombre que busca darles caza.



No saben las ganas que tenía de tomar una foto del público mientras veían la película. Desde los primeros minutos hasta el final de la película, es imposible estar tranquilo un solo instante. Jonás comentó que ese era su objetivo, que el espectador se agarra de las uñas al asiento toda la película.

El desempeño actoral es impresionante, desde que comienza la película logras conectar con todos sus personajes, entender lo que pasa por su mente gracias a sus expresiones faciales y corporales que denotan claramente lo que sienten en todo momento. Claro, el que más destaca es Gael García, protagonista de la película. Yo siempre le compro sus personajes; en serio, se convierte en esta nueva persona que interpreta y logra transmitirte eso tan bien que incluso olvidas que él en todo momento estuvo bien y cómodamente detrás de cámara. Yo sufría por su bienestar.

Algo interesante aquí es que, a pesar de que la película trata de personas cruzando ilegalmente a Estados Unidos y que ello es un tema que está constantemente presente en México, en Desierto no se busca que el espectador los vea como víctimas y el lado inocente de los hechos. Aquí todos son humanos que actúan y reaccionan con base en su propio contexto y en ningún momento uno se torna villano o héroe de la historia. Desierto muestra que tanto latinos como estadounidenses son humanos, y como tales, tienen un lado bueno y malo. 

Para mí, el momento clímax es casi al final cuando se confrontan directamente ambos personajes. En ese instante ambos lados están iguales, por fin se miran frente a frente y uno de ellos le grita en la cara al otro. Es el momento más humano porque, aunque uno de ellos puede darle fin a la película en ese preciso instante, no lo hace y opta por desahogarse gritando. Todo lo que se guardó y contuvo por toda la película, lo desahoga en un grito.. ¡un grito! Y con ello logra no reaccionar de la misma forma que su oponente y es lo que mejor persona. 

La iluminación, la trama,  los encuadres (en especial la escena de la bengala), las locaciones, el desempeño actoral, la música... todo hace que sea una película que no permite que nadie se mantenga indiferente ante esta historia. Es casi imposible no reaccionar a esto y pensar en ello. 

En conclusión, Desierto sumamente interesante e impactante que sin duda me ha dejado con ganas de seguir al pendiente de Jonás y no perderle la pista. La película se estrena en México este 15 de abril. No se queden sin verla, en serio no se van a arrepentir.



Con la colaboración de: KINOKI Festival 2016



Sobre el director
Jonás Cuarón nació en 1981 en el Distrito Federal, México. Estudió arquitectura y literatura inglesa. Escribió y dirigió otros films como Año Uña y Aningaaq. Es mayormente conocido por co-escribir Gravity, película ganadora de 7 oscars.