Latest Posts

Mostrando las entradas con la etiqueta ComunidadGeek. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta ComunidadGeek. Mostrar todas las entradas
Hola, geeks. Como sabrán, he retomado el canal de Youtube del blog. Por lo que tienen vídeo nuevo cada viernes. ¡YAAAAAAY! Desde hace mucho tiempo había querido hacer un vídeo interactivo para jugar con ustedes a adivinar el libro. Se trata de adivinar dos libros muy populares. Las instrucciones y la mecánica se encuentran en el siguiente vídeo. ¿Quieres jugar conmigo? ¡Nos vemos en el vídeo!

En varias ocasiones he platicado con amigos y compañeros acerca de dos transtornos tan comunes dentro de los millennials que es verdaderamente alarmante. Si bien es algo de lo que se ha hablado en múltiples ocasiones, en realidad no parece que otras personas de generaciones anteriores se preocupen por ello. La ansiedad y la depresión no son cosas de juego. Quienes la padecen no buscan llamar la atención, ni están pasando por ninguna etapa ni simplemente necesitan sentirse feliz y en calma. 

Hace siete años tuve que lidiar con la depresión por más de un año y medio yo sola y sin poder recurrir a un profesional porque mis padres no creían en la salud emocional (no sé si ya crean que existe o no). Fue difícil y para mi ese año y medio es el episodio más oscuro de mi corta de vida. Me prometí cuidarme y quererme muchísimo para nunca mas dejarme caer en ese abismo. Sigue sin ser fácil, pero ahora vivo más preocupada por mis amigos y seres queridos que por regresar a lo que alguna vez me sucedió.

Hoy en día al menos la mitad de mis amigos entre los 21 a los 30 años, sufren de depresión o ansiedad. Dentro de mi equipo del proyecto de titulación (somos tres personas), uno de mis amigos sufre de depresión y el otro tiene ansiedad. Mi post no es parte de ninguna campaña ni compartiré datos duros de ningún estudio. Sólo quería decirles que somos muchos los que hemos pasado o seguimos pasando por alguna de las dos mencionadas y que está bien expresarlo en voz alta, hablar mucho sobre ello pero también tener tus momentos de silencio. Sólo les pido que pidan ayuda profesional antes de que el monstruo crezca demasiado y no se dejen vencer. 

Para geeks de méxico les comparto la página de SAPTEL por si la necesitan o saben de alguien que pueda interesarle. Si eres de otro país y conoces un servicio similar a SAPTEL, por favor déjalo en los comentarios para que sirva de directorio para alguien más. Gracias.

6 películas para hablar de ansiedad

6 películas para hablar de ansiedad


Dedicado a mis amigos, 
porque quiero que sepan que no están solos y que pueden salir de ello.


Hola, geeks. Anteriormente había compartido lo que a mí me funcionó cuando recién abrí el blog y empecé a tener lectores por primera vez. Si apenas estás empezando y no sabes cómo dar a conocer tu blog y generar tráfico, primero lee este post: 5 pasos para ser blogger

En ese post, recibí un comentario de Andrea diciendo que había cambiado a tener un nuevo nombre y url en su blog. Ella dejó de tener visitas y comentarios y ya no supo cómo hacer para recuperarlos. Por eso hoy les traigo algunos tips para no perder a tus lectores durante la mudanza. 

Cómo cambiar de blog sin perder seguidores

1. Avisar del cambio en un post

Antes de tomar la decisión de eliminar o suspender tu blog antiguo, es mejor utilizarlo para promocionar el nuevo. Haz un post comentando sobre qué se va a tratar, cómo se llama, a quién va dirigido y cuál es el link/url que pueden visitar para seguir leyéndote. 

Invitar a tus lectores a formar parte del nuevo blog es una manera práctica y orgánica de generar visitas y comentarios en tu nuevo blog así como de generar un lazo más estrecho con tus lectores.

2. Promocionar en redes sociales

Utiliza las redes sociales de tu blog para promocionar la apertura de un nuevo canal de contenidos. Toma en cuenta algunas estrategias que utilizan varias marcas en sus redes como ir subiendo imágenes o pequeños vistazos de tu nuevo blog para generar interés y curiosidad en tus seguidores. El día que abras oficialmente el blog, comparte el link, una pequeña ficha sobre el contenido que estarás compartiendo y contesta los comentarios que se generen en ese post. De nuevo, lo que buscas es invitar a quienes ya te conocen a seguir leyéndote pero ahora en un nuevo canal.

3. Vincular blogs (antiguo y nuevo)

Coloca un banner en la parte superior de tu blog antiguo que esté vinculado con el nuevo para que tus antiguas visitas puedan acceder al nuevo portal de una manera sencilla y sin tener que estar buscando tus posts más recientes.

4. Post relacionado a la temática del nuevo blog

Este va ligado el primer punto: aprovecha tu blog viejo para promocionar el nuevo. Si en tu blog actual hablas sobre cocina y en el nuevo hablarás sobre libros, entonces haz un post en tu blog viejo sobre los mejores libros de recetas. Así vinculas ambos temas: cocina + libros y aprovechas para dejar una nota sobre tu nuevo blog (con un enlace a éste, claro). Con esto ya tendrías mínimo 3 links a tu nuevo blog. ¿Así cómo no tener visitas?

5. Unificar en lugar de dividir

He decido utilizar el espacio para hacerte reflexionar un poco. ¿En verdad necesitas hacer un nuevo blog? Revisa tus posts más populares y cuál es el perfil de tu lector. Quizás puedas agregar una categoría más a tu blog actual en lugar de hacer uno nuevo. No sólo se tiene una pasión o hobby en la vida, se tiene varios. Tal vez los puedas vincular y así provechar tu tráfico actual en lugar de buscar empezar desde cero en un nuevo espacio.

Si el quinto punto no te ha convencido, te recomiendo que pongas a prueba los primeros cuatro. Te garantizo que obtendrás visitas si haces esos cuatro pasos. Claro, el que esas visitas regresen y decidan quedarse por tu blog ya será trabajo tuyo. El mejor consejo de todos es: crea contenido de calidad que ayude o aporte algo positivo a tus lectores. 
Creo que la mayoría de nosotros hemos ido alguna vez a una librería del viejo, biblioteca, venta de garage o algún otro sitio donde haya libros que ya fueron leídos por otros lectores. Lo genial de estos lugares son las hermosas ediciones antiguas, los libros firmados, los dedicados, las primeras ediciones que a veces se esconden en pilas de libros sin cubiertas o lomo, y claro, lo que a veces la gente deja dentro de un libro.

Hoy te comparto una lista de aquellos pequeños tesoros que demuestran que alguna vez hubo un lector leyendo aquellas mismas páginas.

Cosas raras que he encontrado dentro de los libros

Un programa de la Cineteca de 1984

Hace cerca de cuatro años, una tía me regaló varios libros sobre arte y diseño para que repasara antes de aplicar a la universidad. Entre los libros que me dio había dos sobre la historia del cine. Dentro de la historia del siglo de oro estaba un programa de la Cineteca anunciando el ciclo de cine en honor a Dolores del Río. El programa tenía algunos títulos palomeados por lo que me imagino que el antiguo dueño* llegó a asistir a verlas. 

*Sé que es dueño y no dueña porque mi tía me comentó que los libros de cine se los dio un amigo suyo antes de morir. Mi tía es una lectora apasionada que trabaja en la industria editorial.

Una rosa seca

Hace varios años, en la secundaria, me encontré una rosa en un poemario de hojas amarillentas. Por un tiempo la dejé ahí y consideré también secar flores entre mis libros; pero más tarde pensé que podría llegar a lastimarlos y decidí no hacerlo. Por esa misma razón no conserve la rosa, pero todavía lo considero un gesto muy romántico considerando el género literario que eligió para guardarla. 

Una tarjeta motivacional

En el 2015 pasé un tiempo decaída considerando que estaba siendo muy negativa en la vida y que necesitaba cambiar mi perspectiva para empezar a ser feliz y aceptar mi vida tal cual era. Nunca fui alguien que le gustasen los libros de autoayuda, pero por primera vez decidí buscar en ellos algún consejo o recomendación para mi problema. 

Leí Actitud mental positiva de Napoleón Hill. Justo en la sección en la que menciona lo de voltear la monedad al lado positivo a través de los pensamientos positivos, me encontré una tarjeta que ponía: "crea, piensa y construye". Quizás sea una bobada pero en ese momento me hizo mucho sentido. Todavía conservo la tarjeta.

Postal con deidades Yorubas y sticker de veladoras

En esos mismos libros que me regaló mi tía, venían algunos libros de autoras latinas. Entre mis nuevas adquisiciones venía El monte de Lydia Cabrera, de la editorial Letras cubanas. Y justo abriendo el libro tiene un sticker pegado anunciando veladoras romáticas 'Siete Potencias'. 

Más adelante me encontré una tarjeta que muestra siete personajes católicos así como la escena de la crucifixión pero cada uno de ellos con nombre de deidad yoruba. No soy creyente de ninguna de las dos religiones así que no sabría decirles a detalle ni nombres (en caso de los católicos) ni si son deidades u orishas en el caso de los yorubas. Sólo sé que es una postal fuera de lo usual. Además, detrás tiene anotado con pluma los números: "-20-03-36-" en ese orden pero de cabeza a la imagen de la postal. Todavía la conservo.

Una envoltura de Halloween

Mi abuelo me regaló algunos clásicos durante vacaciones. Entre ellos venía El misterioso caso de Styles de Agatha Christie. Él me dijo que lo leyó hace muchos años. Cuando lo abrí me encontré una envoltura de dulce o chocolate de Halloween. Era una envoltura metálica naranja con cara de calabaza. Me pareció divertido encontrar algo referente a Halloween en un libro de misterio. Interesante combinación. 

Esas son algunas de las cosas más raras que he encontrado como marcapáginas dentro de un libro. Seguramente ustedes también se han encontrado varios más. Dime en los comentarios para que empecemos una búsqueda de objetos curiosos.
Vengo a compartirles un evento muy cool que recientemente descubrí. Se trata del Festival Internacional de Poesía de la Ciudad de México (FIPCM) que se lleva a cabo desde el 2012 dentro de la Feria Internacional de Libro en el Zócalo (FILZ) de la CDMX. 

Es un evento que busca reunira varios expositores y amantes de la poesía dentro de diferentes foros para hablar y debatir tanto de poesía nacional como internacional. Se organizan varios eventos dentro de los tres días que dura el festival, entre los cuales destacan las lecturas y las mesas de discusión. El festival se realiza a mediados del mes de octubre. Te invito a que lo conozcas y disfrutes de la poesía en la próxima FIL del Zócalo de este año 2019.

Festival Internacional de Poesía de la Ciudad de México

Hola, geeks. De nuevo no he tenido tiempo para leer y lo extraño, por lo que decidí acercarme a mis libros de otra manera: las pelis. En los últimos años hemos hablado y fangirleando por muchísimas películas basadas en libros, pero ahora toca hacerlo por pelis que hablen sobre libros. Aquellas donde el protagonista puede vivir la experiencia de un lector y adentrarse en las páginas de un libro para conocer su historia. ¡Esas son muy buenas pelis!

Top 10 de películas que hablan sobre libros


Top 10 de películas que hablan sobre libros

Hola, geeks. ¡Feliz día del cuento! El cuento es una narración breve de ficción con pocos personajes y cuyo final a veces enseña alguna moraleja. Aunque se les asocia más como un género literario para niños, en realidad el género cuenta con un amplio catálogo de historias y escritores que apuestan por el público adulto logrando conquistar a chicos y grandes por igual.

En lo personal me encantan los cuentos. Casi siempre cuando no puedo engancharme con una buena novela o no tengo tiempo suficiente para leer historias extensas, busco libros que recopilen cuentos. Existen un montón de estos libros. Algunos recopilan cuentos de un mismo autor, otros por épocas, por temas e incluso por puntos geográficos o etnias sociales. Al final del día siempre se puede aprender y divertirse con un cuento.

Aquí les dejo algunas de mis recomendaciones de antologías de cuentos. No hay ningún orden en especial, sólo por el pretexto de recomendarles buenos libros. Feliz día! 

Día del cuento: Recomendación de cuentos


Día del cuento: Recomendación de cuentos


1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6
Anoche no podía dormir por lo que hice lo que todo millennial haría: entrar a Facebook y 9GAG para ver memes. Por supuesto que era una gran idea para tener sueño y dormir. Cerca de las 4 de la mañana, cansada de que nadie estuviera despierto para reírse conmigo de tan buenos momazos me dijo a mi misma: mi misma. ¡Es momento de compartir memes en el blog! Así que aquí estoy, a las 5:47 am eligiendo los mejores memes de la madrugada para que ustedes, personas con buenos hábitos, puedan verlos en horas más decentes del día. Ojalá les alegre el día un rato. Por lo pronto, me iré a dormir.

*Todos los memes llevan a la fuente original que corresponde a la publicación de su autor. 

Cuando sacan la película y el actor no se parece a la descripción del autor

Loryn Brantz for BuzzFeed

Cuando eres bloguero y asistes a la Quedada Bloguera

7 grandes memes literarios


True story

7 grandes memes literarios


Te crees capaz de subir 30 memes pero no es así Nemo

Facebook: Memes Literarios


Mi novio siendo fan


Julio "mi amor" Verne

FB: Memes Literarios

Esto es lo más triste que puede pasar. Más si te quedas a mitad de saga...

FB: Memes Literarios

Hola, geeks. ¡Feliz día! Hoy les traigo un post chiquito para compartirles algunas pelis que me dieron ganas de ver el día de hoy. Como les he dicho en varias ocasiones, me encanta el cine y siempre aprovecho cualquier pretexto para ver pelis nuevas o algún clásico que tenga pendiente en mi lista. Por eso decidí hacer este top 5 de pelis que tienen algún vínculo irlandés. ¿Ya vieron alguna? ¿Cuál pondrían o quitarían? 

Películas irlandesas para festejar St. Patrick's Day

Películas irlandesas para festejar St. Patrick's Day

El exceso de pendientes volvió y eso me quitó tiempo para poder seguir haciendo una de las cosas que más amo hacer: leer. Pasé toda la noche pensando en cómo hacerle para leer todos los días sin morir en el intento así que decidí postearlo por si alguien pasaba por las mismas cargas de trabajo que yo. Querida persona, compañera de mucho trabajo y estrés, piensas que no vamos a poder leer en el día. Te quivocas. ¡Vamos a lograrlo!

Encuentra tiempo para leer a diario

Camino a la escuela o el trabajo


Si vas a tu punto de trabajo en uber, autobús, metro o cualquier otro medio de transporte donde no vayas conduciendo tú (obvio) aprovecha para llevarte un buen libro o decide adentrarte al mundo del audiolibro. No te vas a arrepentir.

Mientras esperas a que empiece la clase o reunión


Si había algo que me desesperaba cuando tomaba clases era la impuntualidad de mis compañeros y los profesores que decidían esperar a que llegara al menos la mitad del salón. Había días que perdía más de media hora sin hacer nada, por lo que empecé a llevarme mis libros y revistas de turno para aprovechar esos ratos y leer.

Igual cuando tenía horas libres entre clases o acababa rápido los pendientes de clase, aprovechaba para leer. Todavía lo hago mientras espero que sea la hora de asesorías.

Mientras haces fila (para las tortillas)


Este es muy similar al anterior. El punto es aprovechar esos ratos muertos del día en algo útil y que nos guste más que estar sin hacer nada. Leer hace que la fila se sienta más pequeña y que avanza más rápido. De acuerdo con los científicos de GeekMarloz se puede leer, estar de pie y esperar al mismo tiempo. Está comprobado por la ciencia, aunque usted no lo crea.

Antes de dormir


Yo soy una adicta a estar leyendo noticias, blogs y foros todo el tiempo. El problema es que en la noche ya me duelen los ojos de estar pegada al celular por lo que dos horas antes de dormirme empiezo mi rutina de "agarrar sueñito" en la que ceno ligero y leo hasta que me venza el sueño. En esos ratitos post sueño me da tiempo de leer cerca de cinco capítulos antes de dormir. Es un gran momento para relajarse y disfrutar de un buen libro.

Haz descansos de 10 minutos entre cada actividad y aprovéchalos para leer


Cuando paso mucho tiempo haciendo una misma actividad llega un momento en que ya no puedo dar más ideas, me duele la cabeza y siento que necesito mucha agua. Como en serio es muy incómodo y feo llegar hasta ese punto, ahora hago pausas de 10 minutos y camino o me siento a leer un rato algo totalmente diferente a lo que estaba haciendo. Me permite relajarme, distraerme y pensar en cosas nuevas para la actividad que estaba haciendo. Yo lo considero muy útil cuando quieres ser más productivo.


Varios de ellos ya los he hecho en algún momento u otro, pero nunca he aplicado todos al mismo tiempo. Empezaré a hacerlo desde ahora y les comentaré después cómo me va y si en realidad logré triunfar en la vida como lectora. ¡Qué tengan bonito día, geeks!
Este post pinta más a temas personales; sin embargo, decidí publicarlo por si lograba ayudar a alguno de ustedes a superar algo que les impida seguir adelante o que ha sido un obstáculo en algún momento de sus vidas. No crean que esta es la única forma de hacerlo o que lo que a mí me funcionó deba de funcionarles a ustedes a la perfección. Ni siquiera estoy diciendo que sea el mejor método ni mucho menos. De nuevo, esto es lo que yo hice porque fue lo que mejor se sintió para mí.

Verán, yo siempre he sabido, de toda la vida, que había muy pocas cosas que realmente me daban miedo o me paralizaban a tal punto de no querer hacer algo. Fue hasta que leí Divergente y conocí a Cuatro que decidí detenerme a identificar mis miedos y hacer una lista de cuáles eran. Para quiénes no sepan, Cuatro es un personaje que se llama así justo porque sólo tiene cuatro miedos.

Cuando hice esta lista también fui consciente de que a veces utilizamos mucho la palabra miedo sin realmente conocer su significado. ¿En serio todas las veces que decía que algo me daba miedo, en realidad sí me daban miedo? No. Lo estaba diciendo sin realmente ponerme a pensar en qué tanto me afectaba decir o hacer cierta cosa. Al final mi lista quedó así:

Cómo superé todos mis miedos (en un año)


Mis miedos
  1. Al agua.
  2. Las arañas.
  3. Insectos que brincan.
  4. Hacer el ridículo frente a muchas personas.
  5. A decepcionar a personas importantes de mi vida.
Como todos ellos me frenaban a hacer ciertas cosas como disfrutar de vacaciones en la playa, acampar, hablar en el salón de clase o ir en contra de los ideales que otras personas tenían sobre mí, decidí que me daría un año para superar todos mis miedos. Si se fijan en ellos verán que unos, como el quinto, realmente era para preocuparse por enfrentarlos si o sí. Eso hice.

Para poder superarlos hice una tabla comparativa. Lo mío es escribir a mano y hacer que la información sea lo más visual para mí, eso me ayuda a ordenar mis ideas y entenderme. Si no es lo tuyo, no necesitas hacer esto. Bien, mi tabla comparativa sólo tenía dos columnas: en una mi miedo y en la otra el que pasaría sí se cumple. Como mis miedos eran más sobre mi propio drama mental imaginando lo que podría pasar, pero no estaba pasando, es que decidí hacer eso. Al preguntarme qué pasaría si se cumplía mi miedo, podía medir las consecuencias de ello y notar que al final mi vida seguiría igual y que realmente no pasaría gran cosa. La vida sigue aunque, mi drama esté presente.

Por supuesto que hubo algunos miedos como el del agua que no resolví pensando en qué pasaría si por alguna razón me ahogaba y ya no tenía acceso al aire (sí, así de intensa soy). Decidí dejar en pausa el miedo al agua y las arañas para pasar los otros tres a otra etapa: vivir mi peor situación de una manera controlada. En serio esta es mi experiencia, no hagas esto si tus miedos ponen en riesgo tu vida. Lo siguiente que pasó fue crear mi escenario para cada uno de mis miedos pero siempre teniendo a una persona de confianza a quien le había contado lo que tenía en mente por si necesitaba ayuda en algo. 

Enfrenté mi miedo a los insectos que brincan, como los grillos, simplemente esperando a que hubiera uno en el salón de clase o mi casa para acercarme a él, agarrarlo y sacarlo del lugar para que nadie lo aplastara por error o no tan error. Fue difícil acercarse a un insecto así porque, en efecto, brincó cuando me acerqué, pero mi asco a que cayera en mi boca si gritaba hizo que me aguantara el grito y actuara veloz (ahora me río escribiendo esto). Así ya salvé al menos tres amiguitos y los regresé a espacios abiertos, já. 

El miedo al ridículo lo enfrenté en clase de teatro. Yo siempre he sabido que soy una pésima actriz y que seguramente me equivocaría en mi la presentación final. Así fue. Tenía que decir que mi marido se había perdido de amor en la curvatura de mi cintura y dije que se perdió en el arco de mi pie. El público entero se dobló de risa y yo, claro, enrojecí como nunca. ¡Pero no pasó nada! El planeta sigue rotando, acabé la universidad y pasé mi clase de teatro. Nada salió mal.

El miedo a decepcionar también lo superé al decidir ser yo misma, aunque eso decepcionara a familiares o amigos. No les mentiré diciendo que todo el mundo lo tomara bien, pero si que se quedaron en mi vida quienes realmente valía la pena tener cerca. Soy más feliz siendo totalmente yo y sabiendo que las personas que se quedaron no me juzgan a mis espaldas. Jamás me había sentido tan cómoda en mi propia piel.

¿Y qué pasó con los demás miedos? El de las arañas decidí mantenerlo y mejor sacar de mi casa a las arañas pequeñitas que no hacen daño. Al resto les sigo teniendo miedo, pero ya no tanto como antes, ahora sí puedo moverme cuando tengo a una cerca.

El mejor de todos fue superar el miedo al agua. De toda la vida le había tenido miedo, incluso en la regadera no me gustaba que el chorro de agua me tocara la cara de frente. ¿Cómo lo enfrente? Me metí a clases de natación. Así todo el tiempo tendría contacto con el agua y no sólo eso, sino que tendría que pasar mayor tiempo bajo el agua y sentirme cómoda con ello para no hundirme. A los dos meses me sentía tan cómoda en la alberca (que mide 1.25 metros de profundidad) que decidí ir a una alberca más honda, de 6 metros. ¡Sobreviví! 

Había niños de seis años burlándose de mí cuando hice mi primera vuelta agarrándome del carril todo el tiempo, pero luego me solté y pude nadar con mis amigos. Iba más lento que ellos y me cansaba más rápido porque no quería dejar de moverme por miedo a hundirme, pero sobreviví y terminé sintiéndome más cómoda. Me metí a natación para superar mi miedo en máximo un mes y ahora ya llevo nueve meses en clases y ya empecé entrenamiento para ir a competencia cuando esté lista

Al final superé todos en un año y logré mejorar mi autoestima porque me demostré a mí misma que si soy capaz de hacer todo lo que me propongo y que ningún miedo es motivo suficiente para limitarte. Hasta que empiezas el reto contigo misma es que puedes darte cuenta de ello y la satisfacción es enorme. Yo espero que mi experiencia los motive a dar todo de ustedes y un día se levanten con ganas de convertirse en una mejor versión de ustedes mismos. ¡Sí pueden!
Algunas personas me mandaron mensaje en redes sociales preguntándome sobre más libros como el del post de ayer, por lo que decidí enseñarles algunos que ya he leído o estoy leyendo desde mi papel como millennial joven que quiere crear su propio empleo y poder vivir de ello. Después les escribiré sobre mi experiencia en ese campo, maybe podamos compartir anécdotas. Me gustaría saber cómo les ha ido con esto del trabajo, la vida, la juventud no tan joven... ya saben. 

En fin, hoy les comparto algunos de los títulos que llamaron mi atención hasta hacerse un espacio en mi librero. ¿Ya leyeron alguno? ¿Cuál otro me recomiendan?

6 libros para toda Girl Boss


6 libros para toda Girl Boss


1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6

No estoy segura si es por estar terminando la universidad, por todos los cambios que está teniendo mi vida últimamente o si mis gustos literarios cambiaron y por el momento no necesito más ficción en mi librero. En estos meses he estado leyendo al menos una biografía o un libro de no ficción por mes. Los termino de leer más rápido que los de ficción. Quizás tengo mucho que aprender y a través de mis nuevos gustos literarios es que he estado aprendiendo lo que necesito. 

Estos son los próximos libros que voy a leer, todos de mujeres que tienen una lección de vida que contar y compartir con las demás. No sé si llegue a hacer reseña de alguno o de todos, pero podemos platicar sobre ellos en instagram o facebook. Me dará gusto poder platicar sobre mis lecturas como antes.

8 biografías de mujeres admirables


8 biografías de mujeres admirables


1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 // 7 // 8

Últimamente tengo muchas ganas de leer todo el tiempo. Quiero leer a todos horas y en todos lados, pero a veces no sé qué leer o dónde encontrar nuevas historias que me emocionen y mantengan mi entusiasmo por seguir leyendo. Hace poco estaba pensando en cuáles serán los libros de viaje más populares o que realmente te transporten a otros lugares sin la necesidad de hace tu maleta para ello. 

Uno de los lugares donde más extraño mis libros es en el aeropuerto. La idea de leer sobre viajes mientras estoy viajando o estoy por hacer un viaje, hace que me entusiasme más por conocer la nueva aventura que viviré. Estos son los nuevos integrantes de mi wishlist. Quizás alguno de ellos me acompañe en mi próxima aventura.

5 libros sobre viajes para leer en el aeropuerto


5 libros sobre viajes para leer en el aeropuerto

1 //  2  //  3  //  4  // 5
Aprovechando que es marzo, decidí compartir con ustedes algunas películas que ví antes o durante la universidad y que me motivaron a buscar más información sobre el impacto que tiene mi estilo de vida en el planeta. Identificar lo que puedo cambiar para reducir mi huella ecológica y ser más consciente de mis decisiones como consumidora y habitante del planeta. Al final es impresionante cuando te das cuenta de la gran cantidad de cosas que usas o compras y que en realidad no necesitas o que podrías cambiar por una versión más ecológica. 

Estos sólo son algunos de mis favoritos y me encantaría que me recomendaran nuevos y de varios temas porfis. Soy de las que se relaja si pasa su tiempo libre aprendiendo algo nuevo. Espero les guste y se animen a ver alguno o todos.

Documentales y películas en Netflix que van a cambiar tu perspectiva


Documentales y películas en Netflix que van a cambiar tu perspectiva


A veces como lectores nos sentimos culpables por ser unos compradores compulsivos de libros. El cambio climático, la tala de árboles y la desaparición de especies y cambios radicales en varios ecosistemas nos recuerdan que el precio a pagar por nuestra "calidad" de vida es enorme. No necesariamente debe ser así, hay muchas formas de seguir siendo lectores y cuidar el ambiente al mismo tiempo. ¿Cómo? A continuación te dejo la lista.

Tips para ser un lector eco-friendly

1. Ebook 

Leer en digital es sin duda una de las formas más populares para dejar de utilizar papel y disfrutar de nuestras novedades editoriales sin problema alguno. Aunque tiene muchos beneficios para el medio ambiente como tener en un mismo dispositivo miles de libros, también es cierto que leer en digital puede dañar la vista. 

Si quieres probar esta opción de lectura es mejor leer en un dispositivo diseñado para ello, como el kindle. ¿Por qué? Porque la iluminación de la pantalla está pensada para personas que van a pasar mucho tiempo frente a la pantalla. Tiene mayores facilidades de ajuste y daña menos a la vista que la luz de computadoras u ordenadores y tablets.

2. Audiolibros

Si lo tuyo no es leer en digital, pero quieres reducir tu pila de libros en físico, también puedes decidirte por los audiolibros. Actualmente existen múltiples plataformas tanto en español como en inglés para que descargues tus libros y puedas escucharlos donde quieras. La mayoría son de paga y por suscripción mensual. Compara precios y facilidades y elige el que más te guste. 

A mí me encanta escuchar audiolibros mientras hago ejercicio o voy camino a la escuela, el mercado, etc. Es una manera positiva de transitar por la ciudad.

3. Ve a la biblioteca

No puedo asegurar nada en otros países, pero al menos en México hay varias comunidades que cuentan con una biblioteca pública cercana. Puedes ir a pedir informes, sacar tu credencial de socio y empezar a leer un amplio océano de información que te está esperando. Es muy triste que la gente diga que no lee porque los libros son caros, cuando existen muchas facilidades para leer como las bibliotecas. Ojalá veamos más gente asistiendo a la biblioteca que yendo de público a programas de televisión abierta. 

4. Compra en segunda mano

Si ya de plano lo tuyo es leer en físico, pero forzosamente quieres tener el libro única y exclusivamente para ti, sin tiempos de entrega ni mucho menos, entonces esta opción es para ti. Igual que en el número anterior, al menos en México existen un sin fin de mercados, tianguis y librerías del viejo donde puedes conseguir libros gratis, por $2, $5, $10 o máximo $100 pesos mexicanos (claro, si vas a librerías del viejo de ediciones especiales o firmadas, van a costarte mucho más que lo que te estoy diciendo aquí). Son libros en buen estado aunque a veces tendrán algún nombre escrito, una dedicatoria, un sello de biblioteca o marcas de humedad. Mientras los libros vengan completos y se puedan seguir leyendo, no veo problemas con leer el libro de Antonio Rodríguez, aquel que tanto amó Rosa Gutiérrez (y aun así su amor no fue suficiente como para terminar en una librería del viejo, vaya).

5. Si ya no lo vas a leer, intercambia


Una manera económica, eco-friendly y muy útil de conseguir nuevos libros es a través del intercambio o trueque. Hay muchos grupos en facebook donde puedes intercambiar los libros que tienes y que ya leíste por libros que alguien más tenga y quieras leer. Es súper sencillo y rápido. Incluso hasta terminas haciendo nuevos amigos. Es una muy buena manera de reutilizar y darle oportunidad a los libros de no empolvarse en un librero. 

Espero estos consejos te ayuden a mantener tu ritmo de lectura y mejoren tu espacio y el bolsillo. Verás que si pones todos en práctica conocerás un lado menos comercial, pero más sociable del mundo literario. 

A inicio del mes les comentaba cómo establecer metas y aprender a identificar los pasos que te llevarán a cumplir tus metas. Si no has visto ese post y quieres saber más, haz click aquí. Después de ese post recibí comentarios sobre cómo tener claro qué es lo que queremos lograr. ¿Cómo puedo establecer metas sino sé a dónde quiero llegar? Es un buen tema. Por lo que decidí compartirles, desde mí humilde punto de vista, algo que he hecho desde los 8 años y siempre me ha funcionado: Un vision board.

Cómo crear tu propio vision board

¿Qué es un vision board?

Como su nombre en inglés lo dice, se trata de un tablero para poder visualizar lo que queremos lograr. Este tipo de ejercicios nos permite plasmar nuestros sueños y energía de una manera gráfica para ver el panorama completo y poder enfocarnos en nuestras metas. En resumen, un vision board es una ventana a la vida que quieres alcanzar.


Hacer esto nos ayuda a identificar los logros que queremos alcanzar tanto personales, sociales, emocionales o laborales. No se trata de hacer un collage de cosas bonitas materiales que queramos tener, no es una wishlist de Amazon. Se trata de buscar imágenes, objetos pequeños, flores o fotos que reflejen cómo queremos sentirnos, cómo queremos vernos o cómo nos gustaría que fuese nuestro día a día. Es canalizar tu energía positiva y aportar buena vibra a tus deseos.

Paso a paso para hacer tu propio vision board


Paso 1: ¿Qué es lo que quieres alcanzar? 

¿Cómo te ves en X tiempo? Imagina tu panorama ideal y busca en Pinterest, fotografías que tengas, dibujos o elementos que te rodeen algo que asocies con esa imagen que imaginaste. ¿Te ves publicando tu libro con una exitosa editorial? Quizás necesites hojas con texto, el logo de la editorial, una foto de una oficina con personas sonrientes, una persona recibiendo una carta con una buena noticia, etc. Imprime, recorta y recopila todo lo que te emocione y te haga sentir más cerca de tu sueño.

Paso 2: Manualidad Art Attack

Aquí es donde le enseñas a Rui Torres que todas esas horas viendo Art Attack valieron la pena. Sacas al artista que llevas dentro, tu lado creativo y con ese espíritu es momento de buscar tus materiales de creación. Adhesivos, pinceles, plumones, colores, papel bonito, tijeras, etc. Se vale usar de todo, la única condición ya la sabes:  usa todo lo que te emocione y te haga sentir más cerca de tu sueño.

Te recomiendo hacer esto en un lugar donde puedas quedarte mucho tiempo a reflexionar, ordenar tus recortes y pegar en el orden que mayor sentido tenga para ti. Puedes dividir tu board por categorías, ponerlo todo junto, ir de izquierda a derecha, o como más te guste. Pon algo de música, prepara tu bebida favorita y disfruta de tu proceso de creación. Estamos hablando de tu visión de tu futuro, hay que tomárselo con buena cara.

Paso 3. Ve tu vision board diario

A diferencia de tu lista de propósitos del post anterior, el vision board te permite plantearte un panorama más no el paso a paso para alcanzarlo. Verlo a diario puede ayudar a motivarte a dar lo mejor de ti para que alcances lo que te propongas. No necesariamente un board debe ser sobre cosas materiales, obtener un nuevo empleo o una relación; igual puedes hacer uno con palabras positivas o cualidades que quieres trabajar en ti. Lo mejor del vision board es eso, que te permite tener presente aquello que deseas alcanzar.

Puedes hacer el tuyo del tamaño que quieras, desde uno enorme para colgarlo en la pared así como uno más pequeño para traerlo en la agenda. Si lo tuyo es lo digital, de igual manera puedes hacerlo a través de aplicaciones como Pixlr, PicMonkey, Canva, Photoshop o InDesign.

Puedes encontrar inspiración para tu vision board en mi cuenta de Pinterest. Te dejo el link al tablero para ello para que tengas todo lo necesario para hacer realidad tus sueños. ¡Mucho éxito!


¿Quieres hacer tu propio Vision Board pero no sabes por dónde empezar? 

Cree una guía práctica que tú puedes personalizar a tu gusto. ¡Es muy fácil! Vision Board: la guía práctica busca ayudarte a identificar tus fortalezas y habilidades para que puedas proponerte nuevos objetivos y cuentes con las herramientas necesarias para reconocer los pasos que te llevarán a alcanzar todo lo que desees. ¿Dónde la consigues?

Quiero mi guía COMPLETA








Por fin llegó uno de los días más aclamados por los amantes del cine. Hoy es el día perfecto para quedarse en cama, en un elegante traje de noche (pijama) mientras cenamos rico para ver la ceremonia de los 91 Premios de la Academia, conocida popularmente como la entrega del Oscar. Si bien las nominaciones de este año dieron mucho de qué hablar, también es cierto que muchas películas nominadas tienen más que bien merecido haber llegado hasta este punto. 

Algunas de las películas nominadas de este año están basadas en libros o ya cuentan con una versión en esta presentación. Por lo que hoy les comparto la lista de (pelis) libros que han sido nominados a los premios de la Academia. ¿Ya leyeron alguna de estas pelis?

Libros nominados al Oscar 2019


1 // 2 // 3 // 4 // 5
Como comenté en el post anterior, después de mi perro Leo ya no tuve ganas de volver a tener una mascota. Me afectaba mucho la idea de nuevamente ver morir a un ser querido. Tenía mucho sentido para mí y por lo mismo me alejé de los perros por varios años. No era de esas personas cariñosas que saludan perritos ajenos ni nada, no podía.

Desde hace unos dos años, más o menos, decidí volver a abrirme con los animales. Me hice amiga de mis archienemigos los gatos y descubrí que tenemos mucho en común. De nuevo saludo perritos de la calle o cuido a las mascotas de mis amigos hasta que deciden confiarme su juguete favorito. Vamos, que volvió mi lado Eliza Thornberry.  Por eso mismo, desde hace un tiempo he estado considerando adoptar.

Por lo pronto, hasta que pueda presentárselas, les digo que mi corazón tiene nueva dueña y se llama Samantha. Una perrita hermosa de unos 11 meses. Hoy les enseño lo que me gustaría poder compartir ella si es que me deja adoptarla, claro.

Top 10: juguetes para mascotas geeks









Top 10: juguetes para mascotas geeks

1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 // 7 // 8 // 9 // 10 // 11

Cuando era niña moría de ganas por tener una mascota. Siempre que le pedía a mis papás un nuevo amigo me respondía que un nuevo integrante a la familia trae consigo una gran responsabilidad. Debía aprender a bañarlo, sacarlo a pasear, limpiar su espacio, siempre tenerle croquetas y mucho tiempo para mimarlo. Yo juraba que podía hacer todo eso así que busqué demostrárselo adoptando a mi propia mascota. 

Primero intenté adoptar pájaros dejándoles mi plato de comida, pero mi abuela llegó y me dijo que los pájaros no comían taquitos de chicharrón y que podían morir por comer eso. Llorando les quité el plato y no volví a acercarme más a ellos. Luego intenté con hormigas y empecé a juntar muchas. Un día perdí algunas y mi mamá se volvió loca al saber mi día. No hubo más envases vacíos de dulces para mí. Pasó lo mismo con moscas, mosquitos, gusanos y cochinillas. 

Mis papás, cansados de mi intento de criar una plaga en casa, me dejaron quedar con un pez dorado que me regalaron en una granja. Al día siguiente de que llegara a la casa, saltó fuera de la pecera y murió. Enterré a Coco el pez dorado junto a mis insectos del jardín.

Un buen día del 2001, llegó uno de los hermanos de mi papá y me dijo que me tenía un regalo de reyes. Puso una caja de cartón en el piso y me ayudó a abrirla. Adentro había un hermoso cachorrito sharpei que apenas despertaba de su siesta. Mi hermano le puso Leo, era la única palabra aparte de mamá, papá y Vivi (Vivi era yo) que sabía decir. Total, apenas llegó Leo a la casa todos nos volvimos locos de emoción y así fue por once años.

Leo aprendió a ir al baño al mismo tiempo que mi hermano. Era muy divertido ver a mi mamá correr del baño al patio con los dos en brazos porque ambos querían ir al baño, y los dos no tenían problema con usar el baño o el patio. Mi hermano iba al patio, mi perro iba a la coladera de la regadera... mi mamá es la persona con más paciencia del mundo entero. Cuando a mí se me empezaron a caer los dientes, a Leo también. Todos mis vestidos tenían su sello personal: unos hoyitos que habían sido perforados por nuevos dientes caninos.

Crecer con un perro es lo mejor que nos pudo haber pasado. Nos divertíamos juntos. No entendíamos la diferencia entre un niño y un perro por lo que incluíamos a mi perro en todo. Si nos subíamos a la cama de mis papás a brincar, también subíamos a Leo. Si nos sentábamos en el escritorio a colorear, él también. Si salíamos a correr o a jugar fútbol, él igual. Nos caímos, lloramos, gritamos/ladramos, jugamos, comimos y dormimos juntos un montón de veces. Leo siempre fue un hermano más para nosotros.

Un día en el 2011, habíamos regresado de la escuela cuando fuimos a ver a Leo para que se quedara con nosotros en la habitación haciendo tarea. Cuando Leo entró a mi habitación, estaba raro. Parecía no reconocer el lugar y terminó haciéndose pipí a lado de mi cama. Lo que nos sacó más de onda no fue eso sino que su pipí tenía sangre. Leo sin duda alguna no estaba bien.

Esa misma noche mientras le decíamos a mis papás que queríamos llevarlo con el veterinario, mi mamá le sirvió sus croquetas para que cenara con nosotros. Apenas agarró un poco cuando se dejó caer boca arriba al suelo y empezó a hacer un ruido horrible. No dejaba de pegarse contra todo. Nos asustamos y creímos que se estaba ahogando por lo que intentamos ayudarlo. 

Estábamos pasando por un muy mal momento por lo que no pudimos llevarlo al veterinario al día siguiente sino una semana más tarde. Mi papá lo llevó y nos dijo que lo esperáramos en casa, que él nos traería a Leo sano y salvo. Como el veterinario se encontraba a una cuadra de la casa, siempre nos íbamos caminando y Leo siempre iba rápido para llegar pronto con Gerardo, su veterinario. Ese día no, ahora caminaba lento y se cansaba más rápido. 

Cuando mi papá volvió se le notaba que traía los ojos rojos y algo hinchados, sabíamos que nos diría algo feo. Resultó que Leo tenía un tumor en la garganta y que se había expandido tan rápido que ya cubría cerca del 70% de su tráquea. Lo mejor era dormirlo. Creíamos que no había nada más triste que saber que tu mejor amigo iba a morir; pero saber que sufría era aún peor. Programaron sedarlo para una semana más tarde. Esa semana previa, Leo se tiró al piso boca arriba al menos en tres ocasiones hasta que un día estuvo bien. Pasó todo un día corriendo sin asfixiarse en ningún momento. Estuvo jugando con nosotros como hacíamos antes y nos lamió muchísimas veces. 

Al día siguiente creí que Leo despertaría estando mucho mejor, que quizás lograríamos llevarlo al veterinario y resultara que podía curarse. Esa mañana del 5 de septiembre, desperté temprano y le dije a mi mamá que me volvería a dormir otro rato para luego bajar al patio a jugar con Leo. Ella me dijo que no me sintiera mal si un día despertaba y Leo había muerto, que era lo más probable. Me enojé con ella por decir eso y terminé quedándome dormida por haber estado llorando. Y sí, desperté y mi mejor amigo ya no ladraba más. Esa misma mañana, cuando volví a despertar, Leo había querido ladrarle a uno de los pajaritos que viven en la ventana de mi hermano y al jalar aire para ladrarle, ya no lo hizo más. 

Decidí escribir este recuerdo porque después de Leo me sentí sola por muchos años. Todavía ahora, después de siete años de estar sin él, a veces lo olvido y creo que si paso muy noche por el patio quizás lo despierte. No volví a tener mascota después de él, no podía con la idea de volver a ver morir a un amigo más. Es sólo que ahora creo que estoy lista para dejar atrás ese 5 de septiembre y aceptar a alguien más en mi vida para darle el hogar que merece. 

Mi mejor amigo: mi mascota


Leo siempre será mi mejor amigo y el mejor compañero de aventuras que pudimos tener mi hermano y yo. Agradezco mucho haber crecido con él y contar con alguien a quien abrazar en las buenas y en las malas. Creo que él también estaría feliz de saber que ahora podemos cuidar a una perrita y que buscaremos que tenga una buena vida. Te quiero, amigo. Gracias por todo.