6 películas para hablar de ansiedad

En varias ocasiones he platicado con amigos y compañeros acerca de dos transtornos tan comunes dentro de los millennials que es verdaderamente alarmante. Si bien es algo de lo que se ha hablado en múltiples ocasiones, en realidad no parece que otras personas de generaciones anteriores se preocupen por ello. La ansiedad y la depresión no son cosas de juego. Quienes la padecen no buscan llamar la atención, ni están pasando por ninguna etapa ni simplemente necesitan sentirse feliz y en calma. 

Hace siete años tuve que lidiar con la depresión por más de un año y medio yo sola y sin poder recurrir a un profesional porque mis padres no creían en la salud emocional (no sé si ya crean que existe o no). Fue difícil y para mi ese año y medio es el episodio más oscuro de mi corta de vida. Me prometí cuidarme y quererme muchísimo para nunca mas dejarme caer en ese abismo. Sigue sin ser fácil, pero ahora vivo más preocupada por mis amigos y seres queridos que por regresar a lo que alguna vez me sucedió.

Hoy en día al menos la mitad de mis amigos entre los 21 a los 30 años, sufren de depresión o ansiedad. Dentro de mi equipo del proyecto de titulación (somos tres personas), uno de mis amigos sufre de depresión y el otro tiene ansiedad. Mi post no es parte de ninguna campaña ni compartiré datos duros de ningún estudio. Sólo quería decirles que somos muchos los que hemos pasado o seguimos pasando por alguna de las dos mencionadas y que está bien expresarlo en voz alta, hablar mucho sobre ello pero también tener tus momentos de silencio. Sólo les pido que pidan ayuda profesional antes de que el monstruo crezca demasiado y no se dejen vencer. 

Para geeks de méxico les comparto la página de SAPTEL por si la necesitan o saben de alguien que pueda interesarle. Si eres de otro país y conoces un servicio similar a SAPTEL, por favor déjalo en los comentarios para que sirva de directorio para alguien más. Gracias.

6 películas para hablar de ansiedad

6 películas para hablar de ansiedad


Dedicado a mis amigos, 
porque quiero que sepan que no están solos y que pueden salir de ello.