Tips para ser un lector eco-friendly

A veces como lectores nos sentimos culpables por ser unos compradores compulsivos de libros. El cambio climático, la tala de árboles y la desaparición de especies y cambios radicales en varios ecosistemas nos recuerdan que el precio a pagar por nuestra "calidad" de vida es enorme. No necesariamente debe ser así, hay muchas formas de seguir siendo lectores y cuidar el ambiente al mismo tiempo. ¿Cómo? A continuación te dejo la lista.

Tips para ser un lector eco-friendly

1. Ebook 

Leer en digital es sin duda una de las formas más populares para dejar de utilizar papel y disfrutar de nuestras novedades editoriales sin problema alguno. Aunque tiene muchos beneficios para el medio ambiente como tener en un mismo dispositivo miles de libros, también es cierto que leer en digital puede dañar la vista. 

Si quieres probar esta opción de lectura es mejor leer en un dispositivo diseñado para ello, como el kindle. ¿Por qué? Porque la iluminación de la pantalla está pensada para personas que van a pasar mucho tiempo frente a la pantalla. Tiene mayores facilidades de ajuste y daña menos a la vista que la luz de computadoras u ordenadores y tablets.

2. Audiolibros

Si lo tuyo no es leer en digital, pero quieres reducir tu pila de libros en físico, también puedes decidirte por los audiolibros. Actualmente existen múltiples plataformas tanto en español como en inglés para que descargues tus libros y puedas escucharlos donde quieras. La mayoría son de paga y por suscripción mensual. Compara precios y facilidades y elige el que más te guste. 

A mí me encanta escuchar audiolibros mientras hago ejercicio o voy camino a la escuela, el mercado, etc. Es una manera positiva de transitar por la ciudad.

3. Ve a la biblioteca

No puedo asegurar nada en otros países, pero al menos en México hay varias comunidades que cuentan con una biblioteca pública cercana. Puedes ir a pedir informes, sacar tu credencial de socio y empezar a leer un amplio océano de información que te está esperando. Es muy triste que la gente diga que no lee porque los libros son caros, cuando existen muchas facilidades para leer como las bibliotecas. Ojalá veamos más gente asistiendo a la biblioteca que yendo de público a programas de televisión abierta. 

4. Compra en segunda mano

Si ya de plano lo tuyo es leer en físico, pero forzosamente quieres tener el libro única y exclusivamente para ti, sin tiempos de entrega ni mucho menos, entonces esta opción es para ti. Igual que en el número anterior, al menos en México existen un sin fin de mercados, tianguis y librerías del viejo donde puedes conseguir libros gratis, por $2, $5, $10 o máximo $100 pesos mexicanos (claro, si vas a librerías del viejo de ediciones especiales o firmadas, van a costarte mucho más que lo que te estoy diciendo aquí). Son libros en buen estado aunque a veces tendrán algún nombre escrito, una dedicatoria, un sello de biblioteca o marcas de humedad. Mientras los libros vengan completos y se puedan seguir leyendo, no veo problemas con leer el libro de Antonio Rodríguez, aquel que tanto amó Rosa Gutiérrez (y aun así su amor no fue suficiente como para terminar en una librería del viejo, vaya).

5. Si ya no lo vas a leer, intercambia


Una manera económica, eco-friendly y muy útil de conseguir nuevos libros es a través del intercambio o trueque. Hay muchos grupos en facebook donde puedes intercambiar los libros que tienes y que ya leíste por libros que alguien más tenga y quieras leer. Es súper sencillo y rápido. Incluso hasta terminas haciendo nuevos amigos. Es una muy buena manera de reutilizar y darle oportunidad a los libros de no empolvarse en un librero. 

Espero estos consejos te ayuden a mantener tu ritmo de lectura y mejoren tu espacio y el bolsillo. Verás que si pones todos en práctica conocerás un lado menos comercial, pero más sociable del mundo literario. 

0 comments:

Publicar un comentario