Qué es un moodboard y cómo lo puedes utilizar para hacer tu propia marca

A inicios del año comentábamos acerca de los Vision Board y cómo para algunas personas es más fácil tener presentes las cosas si las puede ver constantemente. En este post mencionábamos el paso a paso para crear uno + contenido gratuito descargable para empezar a crear nuestro board.

En redes sociales me preguntaron que si era similar a moodboard. Por lo que decidí hacer este post para hablar sobre los moodboard y cómo sacarles provecho cuando estamos creando una nueva marca, un nuevo blog o tenemos un proyecto de diseño. Los moodboard son collages con un objetivo: tener presente el tratamiento formal (formal de forma) que queremos que tenga nuestro proyecto. 

Esto significa que los moodboard son una serie de elementos como imágenes, fotografías, dibujos, planos, colores, fuentes tipográficas, texturas como telas, papeles u otros materiales. Claro, no sólo se trata de ponerlo todo encimado; sino de establecer un criterio para saber qué cosas nos sirven y cuáles no. Un ejemplo sería el moodboard de GeekMarloz. Queremos transmitir que la cultura es cool y es atractiva para jóvenes adultos. ¿Qué necesitamos hacer?

Paso 1. Buscar referencias visuales


Establecemos una paleta de color. Podemos jugar con los colores y crear nuestra propia paleta utilizando Kuler, una opción gratuita de Adobe. Igualmente buscamos nuestras fuentes tipográficas, algunos patterns digitales así como fotos que tengan esos mismos colores de nuestra paleta y el mismo estilo  entre 'clásico y divertido' que buscamos. El chiste es encontrar un montón de cosas que representen el estilo que buscamos. Entre más tengas es mejor, ya nos ocuparemos de ello en el siguiente paso.

Paso 2. Identifica tu estilo


Ya una vez que conseguimos todo los elementos que consideramos útiles para nuestro moodboard, es momento de clasificar. Puedes ordenar todo grupos. Al final tendrías una carpeta o montoncito de imágenes, otra de colores, otra de estampados, otra de letras y así. Dentro de esos grupos busca los que vayan acorde al estilo que quieres darle, en este caso, a nuestro ejemplo de demostrar que actividades como la lectura son divertidas. Así vas depurando hasta quedarte con aquellas cosas que visualmente son armónicas entre ellas, que se nota que siguen un mismo estilo. 

Paso 3. Organiza tus elementos

Cuando terminamos de seleccionar los elementos que si nos son útiles porque mantienen un mismo estilo o estética, podemos empezar a organizarlos nuevamente. Puedes colocarlos por grupos otra vez pero también puedes organizarlos por colores, por texturas, acentuar las imágenes que más representen tu estilo y distribuir las imágenes secundarias alrededor de ellas para enfatizar aún más su protagonismo. No importa cómo decidas organizarlo mientras tu puedas leerlo y entender su orden. Los moodboards tienden a ser algo personal. Fuera de la persona o personas que crearon el moodboard, no siempre son comprendidos por los demás. Son una guía dentro de un proceso de diseño, así que está bien.

Paso 4. Cómo utilizarlo en tu marca:

  1. Crea muchas propuestas diferentes.
  2. Revisa si tus propuestas cumplen con tu moodboard.
  3. Ama los moodboard.

Ya sea un logo, una propuesta de banner, iconos, diseño web, cabeceras para redes sociales, cualquiera debe parecerse a lo que seleccionaste para tu moodboard. Lo bueno de los moodboard es justo eso, que puedes verificar que estás manteniendo el mismo estilo con sólo verlo. Ama tu moodboard, haz muchas propuestas entorno a tu moodboard y sigue haciendo moodboards para tus proyectos. Son una gran herramienta visual. 


Qué es un moodboard y cómo lo puedes utilizar para hacer tu propia marca

Crear un moodboard te permitirá tener presente el estilo y lenguaje de tu marca para que, al momento en que crees contenido para tu web, canal, podcast o redes sociales, todo tenga el mismo tono y estilo que hace característico a tu imagen online.