Latest Posts

Mostrando las entradas con la etiqueta Guanajuato. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Guanajuato. Mostrar todas las entradas
"No, los libros enriquecen al pensamiento y alimentan el alma
- Pato

Biblioteca Pública de San Miguel de Allende, Gto.¡Hola geeks! Esta es una entrada especial sobre lo que hice este verano en San Miguel de Allende, Guanajuato.

Durante la semana que hicimos servicio comunitario, nos enteramos que cada jueves jueves, unas señoras muy amables venden libros. Estos se encontraban en su mayoría en inglés, y uno que otro en español.  Así que después de que terminara nuestro taller de ese día, José Luis y yo nos fuimos a ver los libros.



Insurgente - Veronica Roth
Insurgente - Veronica Roth
¡No saben la gran cantidad de títulos interesantes que había! Mientras inspeccionaba una de las filas de libros, me encontré con Insurgente, la segunda parte de Divergente en inglés en pasta dura. ¡Wow! Y justo cuando lo agarré, José Luis gritó: ¡¡¡Es mío!!! Y durante unos pocos minutos, discutimos quién se quedaría con el libro. Lo gracioso que nos veíamos ambos sosteniendo el libro y explicando porqué lo queríamos tanto, mientras las personas a nuestro alrededor nos miraban como si estuviéramos locos. ¡Jajaja! Aunque al final se lo quedó él :)


The other side of the doorPara ese entonces, yo ya había comprado tres libros, los cuales salen en el IMM pasado. Y como yo sabía que podía gastarme todo el dinero que llevaba en libros, decidí ir a decirle a Pato (jefe supremo del curso) que por favor no me dejara acercarme a los libros de nuevo. He ahí el motivo del título y primera frase de esta entrada. A Pato también le gusta mucho leer, ¡saludos Pato! Como ya nos teníamos que ir, salimos de ahí corriendo para alcanzar a mis otros compañeros en la escuela.  Durante el camino, llevaba una sonrisa al estilo: "compré una cajita feliz y me tocó el juguete que quería.

Como a la mayoría de mis compañeros, les gusta leer tanto como a mí, le pedimos a Pato ir el próximo Jueves a la biblioteca en algún tiempo libre. No pudimos ir, pero al siguiente fin de semana, fuimos a conocer San Miguel de Allende. Y justo enfrente del Templo de Nuestra Señora de la Salud, se encontraba el bazar de libros. 


Bazar de libros
Bazar de libros

En esta ocasión ya no compré libros, pero dos de mis amigos sí. 

Gladys decidió comprar dos libros de Paulo Coelho:


Aleph y Verónika decide morir - Paulo Coelho


Aleph.Durante una gira como escritor con su equipo editorial, Paulo Coelho conoce a una impertinente y a veces molesta chica que se empecina en seguirlo a todos lados. Aunque su equipo de trabajo se opone, Coelho permite que la joven viaje con él y con sus acompañantes en un recorrido en tren por Rusia. La chica tiene algo que Coelho no puede explicar, pero en algún momento del trayecto él lo entiende: hay un punto mágico del universo que existe en ese vagón del tren, y al cual puede acceder solo a través de la mirada de la irritante chica: El Aleph. A través del Aleph, Coelho puede llegar a sus otras vidas, donde descubre el papel tan importante que jugó la joven en esta travesía.

Veronika decide morir.En este libro, Paulo Coehlo narra la experiencia de una joven, Verónika, nacida en Eslovenia, una chica que no tiene problemas, pero considera que no es feliz, que ha vivido todo que se puede vivir y, en una mañana de noviembre decide morir. Ella decide acabar con su vida tomando una sobredosis de calmantes. Su intento de suicidio no tiene el fin que ella esperaba y, después de unos días, se despierta en un lugar muy extraño, que es el manicomio Villete, un hospital mental, y una enfermera le explica donde se encuentra.

Después de otros días, Verónika toma conciencia de que está viva, habla con su médico y éste le informa que tiene unos problemas graves de salud, porque con su intento de suicidio ha ocasionado daños irreversibles e irreparables a su corazón. También el doctor le informa que va a vivir solo unos días y que podría morir en cualquier momento.


Y Saúl también compró dos libros que también tengo muchas ganas de leer.

Antología de Herman HesseAntología de Herman Hesse.- El lobo estepario (1927), su novela más innovadora, es un alucinante viaje a los temores, angustias y miedos a los que se enfrenta el hombre en busca de su destino Demian (1919) es la historia de una pregunta que pocos queremos contestar, de un camino que pocos queremos recorre: la búsqueda de nuestro auténtico yo a través del rechazo de lo preestablecido. Siddarta (1992), basada en la vida del joven Buda, Llega a la conclusión de que todo en la vida es apariencia: se puede comunicar el saber pero no la sabiduría. Solo así se está en camino a la perfección tan anhelada. Hesse ganó el Premio Nobel de Literatura en 1946. A su muerte (1962) se convirtió en una figura de culto en el mundo occidental.


En sayo sobre la ceguera
En sayo sobre la ceguera.-
Una ceguera blanca se expande de manera fulminante. Internados en cuarentena o perdidos por la ciudad, los ciegos deben enfrentarse a lo más primitivo de la especie humana: la voluntad de sobrevivir a cualquier precio.
José Saramago, Premio Nobel de Literatura 1998, teje una aterradora parábola acerca del ser humano, que encierra lo más sublime y miserable de nosotros mismos.




Yo no había visto todos los puestos de libros, porque fui con mis amigas al mercado de artesanías. Tiempo después, cuando nos encontramos a Saúl, fuimos a ver cada uno de los puestos y nos detuvimos en todos para comparar ediciones, portadas y precios. Hay que mencionar que Saúl está tan obsesionado por los libros como yo, así que fue muy gracioso verlo olisquear un libro de aspecto antiguo (confirmó que es uno de los nuestros, ¡jaja!). 

Vimos libros para todos los gustos, desde infantiles, hasta libros de autoayuda, eróticos, juveniles, históricos y educativos. Lo que no me gustó es que vendieran resúmenes de algunos libros, era como ver un libro al que le arrancaron varios capítulos. Cumbres borrascosas de 125 páginas, ¡ajá! 

En fin, siempre me emociono cuando veo libros y quería compartirlo con ustedes :) Gracias a mis amiguitos por mandarme las fotos, ¡les extraño!


¿Les llama la atención alguno? ¿Los han leído? ¿Qué opinan de que los libros que se venden en la biblioteca estén en inglés y solo unos cuantos en español?

¡Hola geeks! Esta entrada forma parte de las entradas especiales que había prometido sobre lo que hice este verano. ¿Recuerdan esta entrada? Estaba nerviosa y emocionada porque sabía que me esperaba una gran aventura. Y así fue :)

Dibujando por la Paz
Mis niños de Dibujando por la Paz

Dibujando por la PazDurante la segunda semana del mes de Julio, todos los participantes estuvimos haciendo servicio comunitario en San Miguel de Allende.  Junto con mis compañeros Valeria y Miguel, impartimos el taller de Dibujando por la Paz. Aquí les enseñábamos a los chicos sobre la buena comunicación, la empatía, el cómo convivir en armonía y de manera pacífica con los demás, y cómo expresar todo esto a través del arte. 


Dibujando por la Paz
A pesar de que el taller duró solamente cinco días, me encariñé con todos ellos. Todas las mañanas nos despertábamos más alegres y entusiasmados porque sabíamos que íbamos a ver a nuestros niños del taller.  Antes de empezar con las actividades, nos juntábamos con los niños de Un medio ambiente sano para todos, para jugar y cantar todos juntos. Y sí, la canción de la taza tuvo mucha fama como siempre.

¡En verdad, nos la pasamos increíble! Nosotros aprendimos de ellos, y ellos aprendieron de nosotros.. eso es lo mejor. Y si están leyendo esto, recuerden ser felices, e intentar mejorar su entorno siempre. ¡Les mando muchos abrazos!


Dibujando por la Paz


Si quieren ver más fotos del taller, click aquí

Hola! Hace rato, mientras buscaba las biografías que faltaban en el blog, me dí cuenta que no conozco ningún personaje ni libro que se llame como yo, Mariana. Bueno, estoy exagerando porque sí que conozco uno, pero nada más. Es algo triste, porque hay libros en los que mencionan cualquier otro nombre, desde Pafnuncio hasta Wenceslao (por decir algunos nombres medio exóticos). ¿Pero por qué hay tan pocos (uno) con el nombre de Mariana? ¿Acaso no es bonito?

Por tal motivo, y para alegrarme un poco más, he aquí las canciones, poemas, o libros (si los hay), donde hagan mención de tan bello nombre (si no me hecho porras yo, ¿entonces quién?):


En ti anidan mis sueños Mariana...

de tus ojos el mar me llama
y quiero recorrerlos todas las mañanas
y hacer de ellos mi morada.

De tu boca nacen mis deseos. Mariana...
en ella veo los besos
que tanto ansia mi alma
y que tan lejos ve mi espíritu.
en tus labios rosados y puros
viven las esperanzas
de juntarlos a los míos
y de ser mis labios tuyos.


Autor: 

Gerard foz bosch (visiten su blog para leer el poema completo)




Que cosas tiene la vida, Mariana. - Alberto Cortez

Mariana de neoburgo


Mariana - Susanna Kearsley

Las batallas en el desierto - José Emilio Pacheco


Canción infantil :)


Mariana - Oscar Chávez (muy simpática la letra n.n)


Las Batallas - Café Tacuba


Mariana no quiere ser mojigata - Carlos Baute

Mariana Mambo - Chayanne

Y Mariana - Silvio Rodríguez 

fosa de las marianas
Un ombligo..... 


Conclusión: Soy muy dramática, soy un ombligo, quiero ser una canción, no quiero ser mojigata, Carlos me ama, sé contar, y mi apellido es Mambo.


Bueno, al parecer hay muchas donde mencionan el nombre de Mariana, hay tres libros, varias canciones, un poema, y la única imagen decente es de una fosa. Es más de lo que esperaba. Ya no me siento tan excluida e ignorada por la humanidad :D


¿Y ustedes, cómo se llaman? ¿Existe alguna canción, poema, o libro dónde mencionen tu nombre? Si haces un post sobre ello, no dudes en avisarme, me encantará leerlo ;) Lindo día!

Hay callejones, plazas, plazuelas y jardines de la ciudad, que llaman la atención por sus nombres, lo que no es de sorprender ya que toman sus nombres de la historia o de acontecimientos que se han convertido en leyendas. Así es como entre sucesos confusos por el paso del tiempo y las historias que se han contado de boca en boca, adquiere su nombre el jardín “El Cantador”.

José Carpio es el personaje que da origen a esta leyenda, en el siglo XVIII, en aquella época en la que la minería hizo prosperar a la ciudad. Hijo de un minero, conocía muy bien el trabajo de su papá a quien solía acompañar y ayudar ocasionalmente.

Desde muy joven mostró su talento como músico; con su guitarra y vos acompañó las reuniones familiares y llevó serenatas a aquellas mujeres que caían a sus pies cautivadas por sus interpretaciones.

Lamentablemente, los accidentes en las minas eran frecuentes y en uno de ellos su padre perdió la vida. José comenzó también a trabajar como minero a la par que continuaba llevando sus canciones de casa en casa, pues sus vecinos, para ayudarlo, lo contrataban y recomendaban para fiestas tanto privadas como públicas.

Poco a poco acumuló dinero hasta que pudo adquirir un zangarro con el que subsistió el resto de sus días. Después de su muerte, el zangarro cambió de propietarios y años después se construyó en su lugar una hacienda de beneficio a la que se dice nombraron El Cantador, en honor a José Carpio

Pasaron las décadas y los siglos, la hacienda desapareció, dejando apenas algunas partes de la construcción de pie como recuerdo, y en una parte del terreno donde estuvo aquella hacienda, el ayuntamiento creó un jardín que conservó el nombre de El Cantador.

Todavía a mediados del siglo pasado, los vecinos de aquel jardín, el cual lucía con aspecto boscoso, aseguraban que a altas horas de la noche, la quietud permitía escuchar a José cantando, hecho al que ya estaban acostumbrados y que les provocaba serenidad.
Fuente: Qhuanaxhuato
Leyenda La Bufa y el pastor

De entre los cerros y montañas que rodean a la ciudad de Guanajuato, destacan los picachos en el cerro de la Bufa, lugar con rocas salientes cuyas formas incitan a la imaginación.

Es una zona con tintes de misticismo, de la que se cuentan varias historias, una de las más conocidas es la leyenda sobre una princesa encantada y un pastor que intento romper el hechizo.

La leyenda de la Bufa y el Pastor


La riqueza de la ciudad, originada por la actividad minera surgida en la colonia, fue de las más grandiosas del país, gracias a la cantidad de plata extraída del subsuelo. Fue una época de gran auge que permitió el desarrollo y esplendor en Guanajuato durante casi dos siglos. De ahí que se tenga la creencia de que aun existe oculta una ciudad con tales riquezas y que hay que romper algún tipo de hechizo para que ésta salga a la luz.
Se dice también que la cueva consagrada a San Ignacio de Loyola, ubicada en el cerro de La Bufa, se abre al medio día de cada jueves festivo, como el Jueves Santo o El Jueves de Corpus Christi, y se aparece una princesa encantada capaz de regresar a la ciudad su mencionado esplendor, pero para ello necesita que un hombre le ayude primero a romper primero el embrujo bajo el que ella se encuentra.
Leyenda La Bufa y el pastorSucedió entonces que en cierto día, un joven pastor que acostumbraba llevar a su rebaño al mencionado cerro, escuchó una dulce vos detrás de las rocas y, aunque en un principio no le dio importancia pues ya había escuchado hablar a otros pastores sobre extrañas voces que se escuchaban en ese lugar sin otra explicación, más que la del viento silbando entre las rocas, la voz se hizo cada vez más clara e insistente por lo que el pastor rodeó la roca, encontrando detrás de ella una hermosa joven que clamaba ayuda.
La bella mujer dijo ser una princesa a quien un brujo había hechizado y le suplico ayuda, pidiéndole que la llevara en brazos hasta la parroquia, conocida hoy como Basílica Colegiata de Nuestra Señor de Guanajuato, de esta manera el embrujo desaparecería, ella recobraría su forma humana, la ciudad se desencantaría dejando ver todas sus riquezas y a cambio, el pastor podría quedarse con una parte de esas fortunas y el privilegio de desposar a la princesa.
El joven cedió ante la hermosura de la princesa y acepto ayudarla, sin embargo tendría que hacerlo bajo ciertas condiciones: en el transcurso del camino no debía voltear su vista hacia atrás bajo ninguna circunstancia, dejando pasar por desapercibida toda voz amenazante que pudiera escuchar, y tendría que llegar a la parroquia antes de que la cueva de ese cerro, que se abría solo en determinados días, se cerrara.
Leyenda La Bufa y el pastor
El pastor, armándose de valentía, tomó a la joven en sus brazos e inició su travesía. Con apenas unos pasos transcurridos comenzó a escuchar amenazantes voces a sus espaldas que cada vez se volvían más infernales, a la vez que se agotaban por el esfuerzo de bajar las pendientes sin soltar a la mujer; sin embargo la promesa de la princesa lo animaba a continuar.
Después de un gran tramo recorrido, las estridentes voces le provocaron angustia y al sentir un extraño peso sobre su espalda volteo sin pensarlo, al instante la bella princesa se transformó en una serpiente mientras el pastor quedó petrificado. Se dice que ambos permanecen en la cima de aquel cerro, el joven convertido en un enorme peñasco conocido como “El Pastor” y la princesa en la gigante roca sobresaliente conocida como “La Bufa”.

La leyenda continua, la princesa sigue apareciéndose en espera de un joven valeroso y atrevido que logre darle fin a su hechizo y al de la ciudad encantada.


Fuente: Quanaxhuato

Parte del encanto de la ciudad de Guanajuato, son sus múltiples callejones; hay en el centro de la ciudad uno en particular, corto y estrecho, que se encuentra entre dos casas cuyos balcones frontales están separados por apenas unos cuantos centímetros, dicho callejón es conocido como el “Callejón del Beso”.


El callejón adquiere su nombre de la tragedia de dos enamorados, historia en la que el paso del tiempo ha dado ambigüedad a los nombres y datos de los protagonistas, perdurando únicamente la desventura de una joven pareja y el lugar de los hechos, ocurridos probablemente cuando la minería mantenía a la ciudad en todo en su esplendor.


Ana, bella hija única de un hombre con grandes aspiraciones, tiene un encuentro casual con Carlos, un joven sencillo de bajos recursos que posiblemente se dedicaba a la minería; no hizo falta más que un cruce de miradas para que ambos sintieran inmediatamente atracción, provocando que los días siguientes Carlos desviara su camino para pasar bajo el balcón de la dama quien se asomaba sólo para intercambiar sonrisas.

Leyenda del Callejón del Beso


No pasó mucho tiempo hasta que Carlos por fin se atrevió a saludarla, y a partir de ese día, entre cortejos y pláticas, los jóvenes cayeron enamorados. La felicidad que les provocaban sus encuentros se empañó el día que el padre de Ana desaprobó terminantemente la relación, prohibiéndoles seguir teniendo contacto alguno y amenazando a su hija con recluirla en un convento si desobedecía.


Ambos jóvenes se negaron a renunciar a sus encuentros, por lo que Carlos, con muchos sacrificios consiguió alquilar, en la casa que estaba frente a la de Ana, la habitación cuyo postigo se encontraba justo a la altura del balcón de su amada. Protegidos por la dama de compañía de la joven, Ana y Carlos mantenían citas a escondidas desde esos balcones e ideaban planes que les permitieran estar juntos a costa de su padre, quien había decidido casarla con un potentado conocido suyo.


El padre sospechaba de los encuentros que mantenía su hija con Carlos, por lo que una noche acudió a la habitación de Ana, sorprendiéndolos en una de sus citas; cegado por la ira tomó su daga y sin que la dama de compañía pudiera detenerlo, la hundió en el pecho de su hija. El cuerpo de Ana se desvaneció inerte mientras Carlos la sujetaba delicadamente de la mano sobre la que plasmó un tierno beso, suceso que dio lugar a que a ese callejón se le conozca como el Callejón del Beso.


El dolor de Carlos por la pérdida de Ana fue insoportable, llevándolo a tomar la decisión de quitarse la vida arrojándose al tiro principal de una mina.


La leyenda advierte a las parejas que pasan por el mencionado de callejón, que deben besarse al subir el tercer escalón y recibirán siete años de buena suerte, de lo contrario caerá sobre ellos la maldición del infortunio de aquellos enamorados durante siete años.



Fuente: Quanaxhuato